Bienvenidos al hogar de mi alma

Llegada la hora

Llegada la hora intentamos irnos,
dejamos de respirar,
nos cierran los ojos
y se llena de vacío la memoria fugaz del calendario.
Se cubren de cera las oraciones inventadas
y un tímido halo de bondad y pergamino
sobrevuela el tejado de los hogares sin rumbo.
Queremos irnos
para comernos la tierra del alacrán y la hormiga,
desnudos de huesos,
ya sin sed en el costado de los pozos vacíos.
Intentamos irnos,
nos llama el cansancio,
la pétrea voluntad del mármol yacente,
el ocaso dividido en columnas de humo.
Pero siempre hay un eco de aromas renovados
que, resistiéndose a la huída,
nos llena de huellas los zapatos imberbes,
como recién estrenados hacia la luz del mundo.

Foto | A la luz del silencio

 

6 comentarios

  1. noah

    Ufff, me dejas sin palabras, te las quedas todas tu, que las mimas y te miman.

    Una belleza mas.

    Me gustaria aprender de ti, pero el talento no se aprende, verdad?

    Un abrazo, Sacra

    • Sacra Leal

      Noah, querida, yo creo que venimos a la vida para apender.
      Todos somos discípulos de todos (afortunadamente).
      Besos y abrazos siempre.

  2. Marisol Puche

    Sabias y bellas palabras dichas con gran humildad

    • Sacra Leal

      Gracias Marisol. Un beso.

  3. Mattress

    Glad to read this blog! Keep it going!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.