Saltar al contenido

aburrimiento
Me aburren los poetas de fórmula.
Los elitistas del verso.
El almidón de la palabra.
La egolatría del verbo imperfecto.
Me aburren los líderes de la justicia.
Los estilistas de la memoria.
Las cruzadas patéticas del pensamiento.
Y los políticos poéticos del sentimiento.
Me aburre aburrirme de la vida.
Me aburro de aburrirme de mí misma
para saber que soy lo único que tengo
... a pesar de todo.

tristeza
Ahora llega el bajón.
La resaca del tiempo perdido.
Del amor abortado.
De la soledad vencida en imágenes difusas de esplendor.
Ahora llega el silencio,
abandonar la espada,
intentar sumergirse en el olvido,
dejarse llevar por la quimera del naufragio
en volutas de sal embravecida.
Ahora solo queda mirar hacia atrás
y dar por bueno todo lo aprendido,
aunque no fuera cierto.

pagina en blanco
¡¡Quedan tantas páginas, todavía, por escribir!!
¡¡Queda tanta esperanza!!
Y a lo lejos las dudas,
y bajo tierra las preguntas
amordazadas con una soga de plata
en el mínimo rictus de la desmemoria.
¡¡Queda tanta vida!!
¡¡Tanto llanto por derramar...todavía!!
(La vida sigue siendo esa página en blanco
que espera ser vivida en los límites
de una ortografía imprecisa.
)


Para mis hermanos

Al final acabamos siendo un escombro de nosotros mismos.
O puede ser que no.
Al final acabamos siendo lo que somos:
Una eternidad ambulante en los parámetros infinitos de la conciencia.
Un aleteo de arcángeles infelices.
La semilla fugaz de un hambre eterna que sigue revoloteando
por los estómagos del mundo.
Al final somos lo que queremos ser,
más allá de lo que nos soñaron,
mucho más allá de nosotros mismos y nuestra memoria.
Al final somos y eso ya es suficiente,
o insuficiente,
o necesario,
al final es y, siendo, ya es bastante.

Primera Comunión 1972
Yo solo sé que un día me desperté rezando.
Alguien me dijo: Dios existe, Dios te ama, Dios te espía.
A partir de entonces dejé de creer en la vida para prepararme para la muerte.
He sido pulcra, no he robado, ni deseado bienes ajenos.
He amado a un hombre entre las rendijas de mi memoria,
y al resto entre los escapularios de mis instintos.
Soy anarquica y desordenada, sobre todo con las preguntas,
nunca sé donde me dejo ni las bragas ni la memoria.
Rezo cuando me acuerdo y canto siempre,
aunque no entone.
Soy víctima de la vida.
Me siento feliz.
He llegado al límite.
Dios, me has despojado de tu carga.
Por fin, soy libre.
Ahora, tú y yo,
somos la misma persona.