Saltar al contenido

DÍA 5: Domingo otra vez

Según el calendario es viernes, pero mi mente  dice que es domingo. 

El pijama huele a festivo permanente, como a esos churros que nos regalamos cuando enmudecen los despertadores  mientras suenan las campanas de la iglesia. El pijama es mi mejor aliado, se ha convertido en mi segunda piel, la piel de una mortaja viviente. 

En cuanto salga del confinamiento voy a prenderle fuego. A partir de entonces dormiré desnuda. Ya no quiero más domingos forzados en mi vida.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *