Saltar al contenido

DÍA 3: A distancia

Estamos condenados al amor a distancia.

Los besos son un mero recuerdo que ha quedado flotando en el aire contaminado del silencio.

Pero yo sé que volverán. Volverán engrandecidos y voluminosos, como aves migratorias de excelsas alas.

El amor siempre supera al miedo.

Estamos destinados a la vida. 

La vida es silencio.

El silencio de un beso.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *