Bienvenidos al hogar de mi alma

Cuando dejamos de ser niños

Cuando dejamos de ser niños nos convertimos en paraguas cerrados.
Miméticas macetas en un balcón sombrío.
Desvencijadas fuentes ocupando parques de siniestras soledades.
Cuando cerramos el libro de los cuentos para abrir el de las cuentas,
y sollozamos por los hospitales con las pólizas impolutas de los mil ocasos
mientras desdeñamos las piruletas que nos regala la planta de neonatos.
Cuando nos despeinamos las trenzas para cosernos los bolsillos,
y las manchas de carmín se interponen a las de nocilla,
entonces suena la tímida alarma que detiene al mundo en su lírico caminar,
entonces llegan los bomberos, la policía y la ambulancia,
pero ya es tarde, la niña que fuimos se ha quedado temblando al fondo del túnel mientras nos sonríe con la voluntad precisa de un adiós definitivo.
Cuando dejamos de ser niños nos convertimos, aunque nos pese,
en tímidos zombis, recién salidos de la peluquería y con la ropa planchada,
listos para comerse el mundo desde el mismo desaliento de la yugular.

10 comentarios

  1. noah

    Perfecto, maestra, perfecto!!

    Mi admiración siempre

    • Sacra Leal

      Como siempre…mil gracias.
      Un abrazo inmenso.

  2. Ana Cardinali

    Justo hoy leía un cartelito en facebook que decía que «Un adulto creativo es un niño que ha sobrevivido». Creo que al jugar con las palabras o al explorar cualquier tipo de arte, se deja libre un pedacito de esa niña. 🙂
    Hermoso texto. Un gusto Sacra.
    Abrazos!

    • Sacra Leal

      Gracias Ana, precisamente porque seguimos conservando a esa niña, nos gusta jugar con las palabras.
      Un besazo, guapa.

  3. capitán garfio

    increible…!!!
    tienes toda la razón…!!!

  4. Loli

    Me encanta y si me das tu permiso me la llevo a mi blog de juguetes, jajajja, yo es que aún soy una niña.

    Un beso

    • Sacra Leal

      Por supuesto que es todo tuyo, Loli. Gracias por compartirlo.
      Besazos.

  5. Marisol Puche

    Dejarme un huequecito que yo también quiero jugar. Besos

    • Sacra Leal

      Ven, Marisol, que aquí se está calentito y nos dejan jugar hasta bien tarde.
      Besos, guapa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.