Bienvenidos al hogar de mi alma

Etiqueta: amor (Página 1 de 5)

LUTO

Para todas las madres que han perdido a sus hijos.

Para ti, Mercedes, desde el corazón.

Se me ha amontonado el luto como se aglutinan las moscas ante la miel del verano.

Como se desperdician las manos en los andenes vacíos tras la salida del último tren sin pasajeros. Un tren que se escapa, indecente e imprevisible, con la maleta perdida que guarda el aliento de nuestra propia vida.

Se ha quedado pequeño el latido, tan minúsculo como una porción desmemoriada naufragando en el último capítulo de la esperanza.

Y ya nada parece que sea real, salvo este impulso visceral de descorrer las ventanas para lanzarse al vacío del olvido.

Y que todo vuelva a empezar, y que el vientre se dilate, de nuevo, como una nube de inmaculadas esencias. Útero azul hospedando la eternidad.

Sin embargo, el vacío de ti, como un enjambre de euforia desbocada, toma asiento en el salón.

Sabes que ya nunca volverá el paisaje de antes, aunque el camino, jalonado de silenciosos cipreses, empuja. Cada guijarro impone un nuevo punto de sutura.

Ahora toca sobrevivir.

Se nos ha amontonado el luto.

Imposible vencer al dolor con un solo corazón.

LA PERMANENCIA DEL AMOR

Nadie necesita ser perfecto porque la perfección no existe.

El amor no entiende de reglas.

Yo amo porque tú me amas.

Y tú me amas porque yo te amo.

Y el círculo no se cierra.

Se expande como una voluta de luz enamorada que, al mismo tiempo, se multiplica.

El amor es la única energía gratuita que nunca se pierde, no cotiza en bolsa y siempre permanece.

El amor me libra de mi propia muerte y de la muerte a los que amo.

Feliz día del AMOR en MAYUSCULAS.

TODOS LOS DÍAS

El tiempo, de repente, se ha convertido en un minúsculo cronómetro con los granos de arena limitados.

A veces parecen repetidos. Otros suenan a presentidos. Y los que menos, a sorprendentes. Hemos entrado en una línea tan horizontal como la innecesaria soledad del horizonte.

Sin embargo, todos los días, sin olvidar uno en mi senil memoria, me acuerdo de todos aquellos a los que amo.

A los que acaban de llegar a mi vida para llenar las copas de la esperanza.
A los que estuvieron siempre con los brazos abiertos y la luz encendida.
A los de sangre.
A los de aliento.
A los que no sabía que quería,
a los que no sabían que me querían.
A los que se fueron.
A los que permanecen.
A los que vendrán.
A los que nunca se fueron.

El tiempo se acorta a la medida justa que el amor se agranda.

Se vuelve urgente olvidar la voz del dolor para ampliar el susurro de la alegría.

Amo en la justa medida de mi memoria y en perfecto equilibrio de mi corazón.

Estoy a salvo.

Sin embargo, todos los días, sin olvidar uno en mi senil memoria, me acuerdo de todos aquellos a los que amo.

EL CORAZÓN

Y ahora, ¿Qué hacemos con el corazón?

Podemos guardarlo en una botella, en una botella pequeña de esas que atesoran barcos sin naufragio, mínimas madreperlas con sabores dispersos, malecones azulados en la inmensidad acuosa de un recuerdo impreciso.

El corazón sabe nadar y sobrevive a la propia emoción del instante, al segundo pertinaz de una herida no presentida.

Ese corazón que atesora el debe y el haber de nuestra historia y permanece mudo, perfectamente tímido tras su estructura impertérrita de natural relojería.

El corazón sabe nadar y se libra de cualquier naufragio. Siempre encuentra la superficie. La playa perfecta. La luz.

AMO AMAR

Amo amar.

Hoy ha amanecido sábado. 
La ciudad desprendía un olor a rutina, a sencillez de mercadillo, 
baldosas amarillas buscando ofertas, 
melocotones en almíbar o 
la frescura lírica de cerezas que se exceden de pura redondez, 
tal livianamente persuasivas. 

Hoy ha amanecido un sábado amor. 

Teníamos una cita.

Una cita de esas que liberan todos los pecados,
rememoran todos los recuerdos, 
revitalizan la neurona de la felicidad. 
Citas que se balancean entre los silencios presentidos 
y las palabras abocadas a la luz del olvido. 

Amar es divertido 
y es la única medicina para curar la mortalidad.
 

« Entradas anteriores