Saltar al contenido

Y, al principio… fue el huevo

Todo es sencillo porque nada perdura para siempre.
El universo entero cabe en un huevo.
Un huevo que acaba convirtiéndose en tortilla
y que aplaca el único hambre al que aspiramos:
sobrevivir más allá de nuestros propios enigmas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *