Bienvenidos al hogar de mi alma

Vida compartida

                                                                       

                                                                        A Luis Martínez López

Apenas cabía su corazón en una copa cuando lo encontré, aleteando, sobre toda la primavera del valle dormido.

Yo quería regalarle una gardenia para los sueños imberbes de sus despedidas, unos bolsillos de felpa donde guardarse los ojos entre botones de espuma e imperdibles de lluvia, también el azul que inverna en las noches antiguas donde siempre se cantan las coplas efímeras de la añoranza.

Yo quería ser el hada que sueña posibles abrazos en la frontera frágil de su esperanza, pero en el reparto del mundo me tocó ser yo misma por los cuatro costados, y sobre el indefinible surco del océano dibujé su sonrisa engarzando atolones en el tiempo detenido de la memoria. Hoy el día acaba de sembrar de almendros el horizonte lírico de los besos y las palabras ya se quedan como frutales guijarros sobre el tenue aliento de la vida compartida.

4 comentarios

  1. Luis Martinez

    Después de leer mas de 100 veces el poema, de las cuales 99 no pude terminarlo porque mis lagrimas ahogaban el intento…me e dado cuenta de lo grandes que son estas palabras, y de que pocos son los afortunados a los que se las dedicas, saber que he podido inspirarte para algo tan bello me reconforta y me da fuerzas¡¡¡ gracias Poeta, o Poetisa, o Artista, o simplemente Tú.
    Te quiero.
    Luis Martinez.

    • Sacra Leal

      Yo también te quiero, y este amor que va creciendo cada día sólo acaba de empezar. Besazos inmensos (que ya te los daré el próximo día).

  2. Tudur

    Tremenda pagina. Estoy contento de haber la encontrado. Es bueno leer algo interesante

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.