Saltar al contenido

Si perdemos la esperanza sólo nos queda morir.

Morir así, como lo hacen las violetas: de puro hastío primaveral, letal sobredosis de alegría sin motivo.

Pero morir voluntariamente a estas alturas de incertidumbre no quedaría bien.

Sigo aferrándome a ella, a su delicada epidermis de mujer herida, escamada y taciturna, tejida sobre el telar de lágrimas de todas las luces que me precedieron.

Si perdemos la esperanza sólo nos queda dormir.

Dormir sobre la urdimbre desolada de los sueños muertos.


A veces siento que no me siento.
Las pestañas balancean un rastro infame de olvido,
decaen en la ingravidez de la tristeza,
se vuelven huracanes desprendidos de la desmemoria,
el último vestigio de la esperanza.
He tocado fondo.
Ahora la vida es otra cosa.
Hay que nacer de nuevo.
Cada día, cada instante.
Volver al embrión con la luz de la vida nueva.
No ser.
Respirar.
Renacer más allá del conocimiento y la memoria.

Su destino era de pluma, de eternidad etérea y enamorada.
De grácil transparencia lírica.
Por eso cuando me pidió abrir la puerta, con la mirada puesta en el infinito, las alas recién planchadas para el viaje de las estrellas, le dije que no se olvidara la sonrisa ni la maleta de caricias azules y que esa puerta quedaba abierta para siempre porque la llave la había tirado al pozo de la esperanza.
Su destino era la luz,
mientras yo sigo buscando, todavía, mi tímida lámpara.

10

 

                                 Para Diego y Daniel, en su segundo cumpleaños

He acabado sembrando piruletas bajo una seta de chocolate,
escarchando de azúcar la mejilla de la luna
y rebozando de algodón las copas de los árboles
que se mueren de envidia al calor de vuestras risas.
En la mesa ya tengo preparada una fuente de canela lírica,
fresones que se mueren de vergüenza al veros devorando
la nata nívea de los días azules
sobre el impertinente tránsito del calendario.
Es la eternidad hecha caballito de madera,
la duda y el olvido conjugándose en un puzzle
de redondeadas aristas enamoradas,
y esa oronda geografía de la pelota hecha cabriola
sobre la selva ignota de los parques vacíos.
Mirad como se ha llenado de hadas transparentes el horizonte y la lluvia,
como suenan vuestros nombres más allá de la piedra,
como, a pesar de los pozos y el llanto,
la luz sigue emergiendo desde las corolas intactas de la primavera.
Es la explosión de la vida que ocupa vuestros ojos
y desborda las alacenas pletóricas de miel enamorada.
Pero ya es la hora,
plegad vuestras alas,
lavaros las manos
y sentaros a la mesa,
hoy el menú sabe a esperanza
y el postre tiene las raíces inmortales de vuestra memoria.

10

Cambiar el calendario así, de repente.

Descolgar la foto de los gatos amorosos para plantar bambú en medio de la pared desierta y con desconchones de siglos.

Mirar hacia atrás con los  ojos anegados de benevolencia para girar las cervicales hacia el camino que nos viene plagado de  esperanza.

Tomar impulso.

Respirar tres veces e imaginarse alas allá donde el desaliento toma voz y se hace fruto.

Llenarse los bolsillos de fe, de luz gratuita, de latido y lluvia y volver a calzarse, nuevamente, las botas impermeables de la vida.

Os sigo esperando en el camino.