Bienvenidos al hogar de mi alma

El Papa y otras cosas del querer

 

Pues sí, Marisanta, vete planchando la peineta, cardándote la mantilla y ajustándote los tacones de penitencias y otros sacramentos que nos vamos de turné televisiva para ver al Papa. Es verdad que ya no somos jóvenes, ni peregrinas y, si me pones, ni siquiera católicas, pero hay que hacer lo que todo el mundo hace para que no se diga que andamos como díscolas penitentes avivando las llamas del fuego infernal. Que a nadie le gustan las condenas eternas y, mucho menos, aquellas que se libran recitando un sonsonete tan arrítmico como ilógico, al final lo único que cuenta es el “amén” y persignarse con la destreza suficiente como para no despeinarse. Ya sé que para este agosto devastador se prefieren otras cosas: rondas libidinosas por Benidorm, buceos premeditados y con alevosía en unas cañas de cerveza bien fresquitas o poses imposibles para el recuerdo eterno en cualquier malecón donde la brisa del mar nos despeina la memoria; pero si te lo tomas con humor esto viene a ser como un souvenir más en la sala de trofeos de nuestra vida: ver un concierto de la Pantoja, casar a la prima solterona del pueblo y visitar al Papa vienen a ser pequeños gestos de amor a la humanidad que, según dicen, algún día serán recompensados en el otro mundo. Así que lo dicho, desentierra el catecismo y sácale brillo al rosario que, por una vez en la vida, vamos a hacer lo que los demás dictan, para que no se diga que andamos amando la vida a tontas y a locas.

2 comentarios

  1. juana

    Simplemente ¡genial! y que si vuestras mercedes tienen a bien os acompaño por la Villa y Corte …. la foto es graciosisima
    Eso si ¡hase una caló en la capital!

    • Sacra Leal

      Vente pa’l sur que allí nunca se atreven a asomarse las altos estamentos, también hace calor pero nos dejan reirnos a carcajada loca…. besos y paciencia, guapa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.