Saltar al contenido

Cosas de la Casa Real y otros accidentes

Que sí, Marisofi, que España, últimamente camina al revés, digan lo que digan los líderes votados democráticamente y con la manga ancha para según que cosas y la ley afilada para según que otras.
Mira que el nene se me dispara en el dedo del pie con una escopeta de caza mientras su padre, supongo, se estaba planchando las camisas esas de diseño imposible que se pone en plena decadencia amatoria. Ahora tenemos un infantito cojito (mira por donde la buena de Gloria podría sacar una genialidad de las suyas). Claro, es lo que tiene tener tanto poder, que los niños no se divierten con los click de famobil ni los castillos exin, luego me hacen sentir culpable cuando me dicen que educo mal a mi hija cuando jugamos a la guerra de almohadas las noches de luna llena, debe ser que incito a la violencia y, además, provoco al hombre lobo que anda siempre por los tejados de las casas pobres.
Luego el abuelo se me va a cazar elefantes a África (debe ser que los ciervos ya no le sirven como al señor pequeño del bigote) y en una de esas tropelías, (igual quería emular a Ángel Cristo en sus paseos triunfales por el circo) va y se casca una cadera. Todo normal. Mi abuela se la rompió por falta de calcio en un día de lluvia y ese fue el principio del fin, pero claro, no se puede comparar, este señor calcio tiene de sobra y una corte de médicos a su disposición para fabricarle una nueva aunque sea a punto de cruz con brocados de croché.
Pero para rematar el elenco triunfal también tenemos al tío gorrón (en todas las familias hay uno, para que lo vamos a negar). Harto de tocar las pelotas en olimpiadas varias y canchas selectas, se nos vino encima para vaciar las arcas del Estado, porque él era el Estado, un estado que va innato con la desfachatez y más allá del propio grado de delincuente raso. No tenía suficiente con que todo el país le pagara sus caprichos y lujos varios que, encima, teníamos que pagárselos a las veinte generaciones que le sucedieran. Le pillaron con las manos en la masa pero, no pasa nada, le ampara un apellido (a mi amigo Basi, por robar dos donuts, le protege la Virgen de la Pata al Hombro, eso si el día está bueno).
Así que, Marisofi, no me toques hoy las banderas ni las coronas porque me ha salido un sarpullido en mitad de la memoria y ya no sé si voy o si vengo o si acabo de aterrizar en la ciudad sin ley. De momento, como medida preventiva, he quemado todos los cuentos de Cenicienta que he encontrado por mi biblioteca, el que quiera historias reales que venga aquí, a mi casa, por donde pasea lo mejor de la vida.

4 comentarios en “Cosas de la Casa Real y otros accidentes

  1. juana

    Yo es que estoy flipada con todo lo que pasa, y la del FMI (Sra.Lagarde) que es una impresentable bien pagada, va y dice que "duramos demasiado" y hay que recortar las pesiones, reconozco que la tengo enfilada desde que hice las cuentas y me di cuenta de que en 4 años va a ganar más que yo en toda mi vida laboral.
    Los ciudadanos son buena gente, tanto los griegos como los italianos van y se suicidan .... que somos muy budistas .... si no lo fuésemos ya nos habiamos liado a tiros .... y si, estoy muy enfadada, necestito sesiones de ¡ommmmmmm! .... el budismo siempre me gustó ....

    Responder
    1. Sacra Leal

      Pues lo de que "duramos demasiado" mucha culpa la tenéis vosotros, los sanitarios, hacer mal vuestro trabajo y ya veréis como nos cortamos las venas aunque sea con una loncha de queso "philadelfia" que eso queda muy "chic".
      Tú no hagas caso a las políticas estas, ni a los estadistas, ni a los que nos pintan el paraíso con coronas esmaltadas de falsa prosperidad democrática.
      Vamos a seguir riéndonos,dando patadas y creando y creyendo en lo que amamos y queremos.
      Bastante tienen con el poder, que eso debe ser super importante y, por lo que veo, tan innecesario como sus propias respiraciones.
      Un besazo Juana... y sigamos con el budismo... ¡ommmmmmm!

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *