Saltar al contenido

Revolviendo la Navidad

Pues sí, Maricrismas, que este año he decidido tomarme las navidades de otra forma. No he probado ni un sólo polvorón, y no te vayas a creer que es por los controles calóricos, que yo a estas alturas me los paso por el forro de las orzas, es que, casi mejor, me los guardo para julio que en el calor de la playa tienen que sentar divinamente.
Tampoco he visto el discurso del rey, no es que otros años le hiciera mucho caso, la verdad, pero parece que ese soniquete entre gangoso y de ultratumba daba paso, como con más formalidad, a chupar las cabezas de los langostinos de una forma más ceremoniosa. Total ya sé lo que ha dicho, que la justicia es igual para todos pero jódete tú que yo soy el rey.
No he comprado lotería, nunca he sido de números y esos niños repelentes me dan tanta grima que un día de estos los debían santificar.
Tampoco he puesto árbol ni belén. Es pura pereza, lo sé, y que también me van dando miedo las alturas, sobre todo los altillos de este armario que guardan toda una vida acolchada entre polvo e insectos. Y que no tengo ganas de tocar bolas, ni lanzar purpurinas, ni encender velas esperando la buena-nueva, la misma que debe haberse perdido por a saber que otras vidas.
Y todo es por llevar la contraria, respondona y cabezota que nací y que, con los años, se afianza más en mi propia idiosincrasia primitiva.
Ya no mando postales, ni devuelvo los SMS con felicitaciones divertidas, ni cojo el teléfono cuando sé que me van a desear la felicidad efímera de una sola noche.
Pero tú, por si acaso, déjate el móvil a mano que el día menos pensado te llamo para tomarnos un granizado de limón bajo el gélido cielo de diciembre, mirando hacia levante y con los pies desnudos.
Porque siempre hay un día para iniciar el camino.

Publicado el Categorías Cotidiana eternidadEtiquetas

Acerca de Sacra Leal

"Hacedora de versos" (lo que la RAE llama poetisa) ,maceradora de palabras en casi todos los formatos, actriz a ratos, madre en prácticas, ama de casa en contrato indefinidamente temporal... Para saber del curriculum completo peguntar sin vergüenza...Se responde a todo y, de vez en cuando, con la verdad.

6 comentarios en “Revolviendo la Navidad

  1. Noah

    Me encanta, tu literatura y tu rebeldía 🙂

    Aunque hayas decidido borrar las normas navideñas, no dejes de fabricar sueños, alguna vez, hasta se cumplen.

    Un abrazo, Sacra.

    Responder
  2. juana

    Feliz solsticio de invierno y feliz año .... me he propuesto que no me atrape ni la mala leche, ni el decaimiento .... me he propuesto dar las gracias al gran Sol que sale cada día ....
    Un enooooorme abrazo y varios besos

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *