Bienvenidos al hogar de mi alma

Descreyendo en las celebraciones

Creo que voy a acabar por repudiar todas las celebraciones. Ayer me llegaron más de un millón de mensajes felicitándome en el Día de la Mujer. La mayoría de ellos con bendiciones tan antiguas como que somos perfectas, tenemos un alma grande, amamos por encima del bien y del mal, nos entregamos sin condiciones y mil chorradas más que estarán muy bien para aquellas que empiezan a sentirse con la «libido femenina» en plena explosión, pero una que ya soporta sus «nosecuantos», estas declaraciones le sientan como una patada en la misma dignidad de la memoria.
Escúchame, Marifloja, y pon toda la atención. En mi casa, como en la tuya y en la del resto, todos los días son el día de la mujer. Todos los días se guisa, se lava y se remiendan penas y calcetines a partes iguales. Mi alma es la misma, en tamaño y forma, que la del resto del año, a veces, eso sí, un tanto alicaída por aquello de compensar los biorritmos, no se vayan a creer que somos de mármol. Yo no soy mejor ni peor que un hombre, ni siquiera mejor ni peor que un perro, ni tampoco mejor ni peor que aquella flor de almendro que ya se cuela por mi paisaje de incipiente primavera. Así que menos palabras y más hechos. Menos felicitarme y más ayudarme. Menos darme golpecitos en la espalda para que me calle como una niña chica y más abrazos de esos que rompen la respiración de pura sinceridad. Que todos sabemos darle al «reenviar» del ordenador y una ya no está para creer en cuentos de hadas.

2 comentarios

  1. Aurora

    Querida Sacra, lo que yo pueda añadir está de más, totalmente de acuerdo contigo. Me encantan sobre todo estas líneas: Yo no soy mejor ni peor que un hombre, ni siquiera mejor ni peor que un perro, ni tampoco mejor ni peor que aquella flor de almendro que ya se cuela por mi paisaje de incipiente primavera.
    Un beso

    • Sacra Leal

      Aurora querida… gracias siempre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.