Saltar al contenido

Ana Ortín

"El próximo viernes 8 de marzo, y dentro de la programación del ‘Día Internacional de la Mujer Trabajadora’, tendrá lugar a las 20 horas en el Centro Cultural la inauguración de la exposición de obras de un grupo de mujeres, concretamente las que conforman  ’Hydra-6′. Se trata de un grupo compuesto por mujeres alicantinas, en su mayoría de nuestra comarca, que nos invitan a contemplar una selección de su obra plástica, diversa en estilos y técnicas artísticas”.

‘Hydra-6′ son: Ana Ortín y Lorena López que expondrán obras de pintura; Sacra Leal, poesía; Lola Serrano, cerámicas; Flora Cebrián pintura surgida de la fotografía y Bianca Marquardt con fotos. Ellas mismas se definen como un “grupo muy variado, tanto en edades, como en estilos y obras”. Es un colectivo que surge en 2006 y tiene su nombre por un monstruo de la mitología griega que cuando le cortaban un cabeza le salían dos más, “ya que si alguna de nosotras marcha del grupo intentamos traer a dos mujeres artistas más, para que el grupo no se pierda”.

Noticia: Peteraldia

2

"Sangre y luz, vida eterna"
Una exposición de ocho mujeres valientes que se atreven a hacer arte en tiempos de sombríos callejones ministeriales.
La inauguración será el domingo 4 de marzo a las 12 y media de la mañana.
Podéis visitar la exposición en el Forn Cultural de Petrer, hasta el 25 de marzo, todos los jueves, viernes y sábados de 7 de la tarde a 9 de la noche. Los domingos de 6 de la tarde a 8 y media de la noche.

4

Me estoy volviendo omnipresente.

Igual me convierto en diosa un día de estos. En etérea papisa, en reina incorrupta o en premio nobel condenada al exilio de los ataúdes vacíos.

Creo que me va a faltar vida para tanta explosión de júbilo.

Mientras tanto respiro y dilato mi agenda como un voluta de oxígeno enamorado.

Bendigo el instante en el que decidí ser tan distinta como yo misma y me persigno ante los altares del teatro y la poesía.

El mañana, como la eternidad, es sólo un punto suspensivo en el vértice de una lágrima, y ya no me quedan pañuelos ni calendarios para ahogarme en la autocompasión del latido.

Ahora dejadme que siga hilando hebras de esperanza sobre la vanidad de la ruecas rotas, que la ventana se me ha poblado de mariposas y tengo que darles luz y versos para que sigan volando hacia el segundo ínfimo de la melancolía.