Saltar al contenido

De repente se han apagado los aplausos.

Los balcones han quitado las risas, el encuentro, el agradecimiento y los geranios para colgar mordazas, coronas de espinas y banderas rojigualdas que ondean con la propiedad de la patria desposeída.

Así funciona este país desde hace siglos.

Yo, de momento no necesito exhibiciones inútiles. Amo el lugar en el que nací y por el que trabajo cada día.

Si se apaga el candil de la esperanza, tendremos que buscar aceite en las reservas de nuestra alma.

2

 Corren malos tiempos para el pensamiento.
La memoria se ha convertido en una voluta de silla palaciega tras la que sólo queda el humo estelar de una presencia enmascarada.
Reverencias y perdones.
Maceteros adornando los cementerios y pendones cayendo de las fiestas patronales para el desfile laureado de los vencedores.
¿Dónde está el hombre que busca más allá de su propia somnolencia?...
Es hora de desterrar el bostezo y la desidia.
Es hora de retomar la voz del poeta. Es hora de llamar a Antonio Machado.

"-Nuestro español bosteza.
¿Es hambre? ¿Sueño? ¿Hastío?
Doctor, ¿tendrá el estómago vacío?
-El vacío es más bien en la cabeza."

Antonio Machado de "Proverbios y Cantares" (1912)