Cuando un cómico muere

Pedro-Reyes

Cuando un cómico muere, nos quedamos huérfanos en la risa.
La comisura de los labios se adormece.
El corazón se nos queda “desesponjado” y disléxico.
Somos un féretro andante de nuestra propia soledad.
Nadie como él supo enseñarme los cuentos.
Ahí empecé a ser joven.
Espéranos Pedro Reyes.

Acerca de Sacra Leal

"Hacedora de versos" (lo que la RAE llama poetisa) ,maceradora de palabras en casi todos los formatos, actriz a ratos, madre en prácticas, ama de casa en contrato indefinidamente temporal... Para saber del curriculum completo peguntar sin vergüenza...Se responde a todo y, de vez en cuando, con la verdad.
Esta entrada fue publicada en Genio y figura. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *