TODOS MORIMOS, INCLUSO CAMILO SESTO

A todos los seres vivos, un día u otro, nos llega la muerte.

Quizás a hurtadillas, en silencio, anunciada, presentida o por sorpresa.

Es el único regalo que nos entregaron nuestros ancestros nada más nacer.

La única voluntad de esos inalcanzables dioses.

Pero a todos nos llega la muerte.

Incluso a Camilo Sesto.

MORALEJA: «Es mejor morir con dignidad que aplastado por el botox»

Publicado en Cosas de la vida | Etiquetado , | Deja un comentario

A MEDIAS

Cuando era una niña
soñaba con encontrar un príncipe azul,
un galante caballero, un enamorado eterno;
por eso, hasta bien entrada mi juventud,
errante por los lagos y las charcas,
oteando entre los juncos y las charcas,
hallé y besé la boca de todas las ranas.
(Nadie me enseñó jamás
que hay cuentos que son ciertos
sólo a medias)

"Pájaros en la Memoria"
Publicado en Sindicato Bergerac | Etiquetado | Deja un comentario

VERANO DE REFLEXIÓN

Reflexión.

Convicción. Razón. Corazón. Desazón.

Pasión. Canción. Predicción. Emoción. Quemazón.

Tropezón.

Tropezón.

Reflexión.

Y vuelta a empezar.

¿O quizás no?

Feliz calor.

Publicado en A quien corresponda | Etiquetado , | Deja un comentario

ES TAN ABSURDO

Es tan absurdo, tan denigrante…

es tan necesario necesitarte así,

en la planicie de los días laborables

cuando el tiempo se detiene, rutinario,

en la estática aventura de la vida.

Y descolgar el teléfono

y decir: «te quiero»,

y que sea cierto.

«La Revolución del Llanto» Ediciones Torremozas

Publicado en A quien corresponda | Etiquetado , | Deja un comentario

LA MALETA

Cuando Alberto entró en la tienda supo enseguida que aquella maleta era la suya. A simple vista podía calcular su espacio interior. El cuerpo de Aurora cabría perfectamente.

La dependienta le dejó recorrer el establecimiento con total libertad, sabiendo que entre la gran variedad de maletas que ofrecían, el cliente podría encontrar la más adecuada. Cuando le vio acariciar la de piel granate, supo que la elección ya estaba tomada. Era la más grande que tenía en stock, quizás por ello la venta se resistía, ¿para qué llevar un bulto tan grande pudiendo repartir el peso en dos? Sin embargo el hombre parecía tenerlo muy claro.

-¿Cuál es su precio?- preguntó el cliente.

-Ciento veinte euros-contestó la chica.

-Me la llevo-dijo el hombre.

-Tengo otras, de ese tamaño, que llevan ruedas y son más fáciles de transportar, sea cual sea el objeto- le sugirió la dependienta.

-No, no, gracias. Además no es un objeto lo que voy a transportar.

La chica bajó la maleta de la estantería.

-¿Es para regalo? ¿Se la envuelvo?

-No, no, me la llevó puesta- quiso bromear el hombre, aunque su rostro sólo reflejaba una adusta seriedad.

Cuando llegó a casa, allí estaba Aurora, tumbada en el sofá. Sus ojos cerrados recordaban a una diosa griega yacente. La observó durante largo rato hasta que le cogió de la mano:

-Despierta cariño, he comprado una maleta más grande, el truco de magia hoy nos saldrá mejor.

Publicado en Taller del asombro | Etiquetado , | Deja un comentario

A MENUDO

A menudo, el amor nos pide
una limosna en cualquier esquina.
Pero nunca llevamos esa moneda,
o rehuimos su mirada,
o salimos corriendo temiendo su asalto,
o no es el día propicio para la caridad,
o, sencillamente, estamos sordos de no escuchar.
Lo cierto es que, a menudo,
el amor pide limosna en una esquina
y nos negamos, ciegos,
creyéndonos hartos de tanto dar.

"La Revolución del Llanto" Ediciones Torremozas

Publicado en A quien corresponda | Etiquetado , | Deja un comentario

MI DERECHO A RESPONDER, MI OBLIGACIÓN A DECIDIR

Me gusta que me pregunten.
Me gusta responder.
Adoro sentirme como una voluta de humo que acaba disipándose en el eterno éter de la luz.
Quiero ser responsable de mi voz y mi palabra, de mi presente y mi pasado, del futuro que dejaré a mi hija y a los hijos que vengan poblando las inciertas tormentas de la Tierra.
Yo tengo derecho a responder.
Yo tengo obligación a decidir.
Yo tengo voz.
Voz.
Voz y palabra.


Publicado en Cotidiana eternidad | Etiquetado , , | Deja un comentario

MORIR O NO MORIR, ESE ES EL DILEMA

                                                                              Para Ángel Hernández y María José Carrasco

Si alguna vez me sientes muerta,
déjame ir.
Si he muerto y no me he dado cuenta,
déjame ir.
Si me apetece morir,
me hastía vivir
o me aburre la propia existencia,
déjame ir.
Déjame ir porque necesito ver en tus ojos
el amor en la pura libertad de ser y elegir.
Si no te reconozco ni me reconoces.
Si tu nombre ya no sabe a piedra, yerba, ni siquiera a asfalto.
Si los calendarios se reducen a números escuálidos,
redondos enigmas de cifras incomprensibles,
déjame ir.
Déjame ir con la eternidad frágil
de esos ángeles que piden descoser sus alas
cuando la vida se vuelve desfavorable para el aliento.
Déjame ir.
Ayúdame a ir.

También para ti, querido Alberto Cortez, espérame. Gracias por tanto.

Foto | El Periodico

Publicado en A quien corresponda | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

EL LLANTO EN EL SILENCIO

Resultado de imagen de luz

Para Julen

Quédate con la luz. 
El resto es sólo humo desprendido de un invierno perenne.
Quédate con la luz.
Luz y silencio.
Luz.

Publicado en Cotidiana eternidad | Deja un comentario

ABANDONO

Resultado de imagen de mujer diciendo adios

Tengo frío.
Llevamos muchos inviernos de sequía, malas prácticas e indiferencia.
Inviernos que transcurren incluso en agosto.
Tengo frío y hambre.
Los versos no me alimentan.
Estoy mayor, he luchado mucho (o quizás nada), pero no me quedan fuerzas.
Me quedo aquí viendo como hay promesas como barrigas de pozos, lenguas de sapo y pantanos que prometen caudales imposibles.
Me quedo aquí, agazapada entre las sombras de las «ilustres artes», nadie se dará cuenta, nadie sabrá que algún día volé entre una rima imperfecta, me desgarré el alma sobre un escenario desvencijado, me desnudé en la plaza de un pueblo que quema brujas inocentes y aplaude las corruptelas de palacio.
Abandono.
Tengo frío.
Sólo necesito una fregona, un contrato sin firmar y un silencio inmaculado.
He llegado al fondo.
Por fin soy una persona correctamente normalizada.

Publicado en Cotidiana eternidad | Deja un comentario