SUPERVIVENCIA EMOCIONAL

Bienvenidos al hogar de mi alma

Flores amarillas

Hacía algo más de veinte días que no le visitaba.

Seguía en el mismo sitio. Estático y sonriente.

Piadosamente silencioso.

Esperaba la visita de nadie, como el que espera, paciente, la resurrección de la luz tras la bienaventuranza de la lluvia.

Me hubiera gustado quedarme a merendar con él , tomarnos un vino y discutir de política.

Pero solo me he atrevido a dejarle unas flores amarillas en la lápida.

Eran las que más le gustaban.

SANTA BÁRBARA BENDITA

Santa Bárbara de Francisco Bayeu

Y de repente truena y aparece Bárbara.

Lo mismo te ofrece un paraguas, una muleta, la prueba del covid o una linterna para la esperanza.

Ella es así.

Magnánima y silenciosa. Una Mary Poppins del siglo XXI.

Como las estrellas que brillan corazón adentro, inmensas en la eternidad de su luz pasajera, eterna, infinita como el beso de un sueño imperecedero.

Si no existieras habría que inventarte.

Feliz Cumpleaños

MENOS ES MÁS

+Para que nuestros seres queridos reposen en paz es necesario elegir la mejor lápida.

-Algo sencillo.

+¿Mármol, granito, porcelana? ¿Un paisaje de fondo?

-Algo sencillo.

+Tenemos Cristos crucificados, todas las Vírgenes y los mejores paisajes del Caribe que resultan la mar de emocionantes.

Mi padre nunca fue al Caribe.

+Ni Antonia tampoco pero mira qué preciosa queda su memoria inmortal sobre las clarísimas aguas del Niagara.

-Nos gustaría ponerle unas palabras.

+Aquí tengo una libreta de versos inmortales, inmemoriables y, también, prescindibles.

Gracias. Traemos las nuestras recién horneadas. Huelen a madalenas de leche y a rollos de anís.

+Las palabras son importantes pero… poca cosa. ¿Unas flores? ¿Unas palomas abrazándose por las alas de la memoria?

-Es suficiente. Menos es más.

+Son 600 euros.

Miré a mi hermano sin mirarlo.

Bolón se quedó mimético entre las rendijas de la persiana.

Pequeñas historias crean interminables mundos.

Los mundos infinitos de la memoria.

Y … ¿AHORA?

Y… ¿Ahora?

¿Qué hago con el corazón?

¿Cómo recompongo sus astillas?

¿De que forma modelo el barro roto, la porcelana perdida?

¿Quién restaurará los espejos?

¿En que orilla de río sin cauce me miraré sin verte, me veré sin mirarte?

¿Sobre qué cima abandonaré las alas, como quien olvida la maleta en una estación sin trenes ni memoria?

Y… ¿Ahora?

Y… ¿Mañana?

LOS AGUJEROS DEL ALMA

https://pixabay.com/es/photos/hermanos-amigos-hermano-hermana-862967/

A mis hermanos

El tiempo es una espiral imprecisa, innecesaria y transitoria.

El tiempo es relativamente estúpido, tan fugaz como infinito.

Es el tapón frágil de una botella de oxígeno abocada al vacío.

Un maratón de células que intentan apostar por la eternidad de la vida.

El tiempo y el amor nos encontró en las avenidas remotas de la esperanza.

Y aquí estamos, encadenados a la luz milenaria de un ombligo que sigue la ruta impredecible de un hilo de cristal.

La eternidad tiene la voz que emanan vuestros ojos sobre la eternidad incombustible de la memoria.

« Entradas anteriores