Saltar al contenido

2


"Vendréis hasta aquí, mortales,

dejando este mundo ruin,
aquí encontraréis el fin
de los bienes y los males.
Desde los más principales
al pobre que con la azada
se gana un pan de cebada.
Desde el más sabio al más tonto
aquí llegaréis muy pronto
reducidos a la nada."

1

Cuando mi madre me dijo que yo era la reina de su casa me lo tomé tan en serio que no he parado hasta conseguirlo. Después vinieron varias princesas y un príncipe para colmar la corte de bendiciones, griteríos varios y algún que otro soponcio maternal.

Ser la reina me está trayendo muchos quebraderos de cabeza y alguna que otra angustia vital y teatral, pero, ¿para qué negarlo?... me gusta el poder, sobre todo cuando es compartido y querido desde la misma entraña de la viscerabilidad.

Así que, próximamente, en los mejores teatros del mundo mundial, “Que me quiten lo bailao” con Carasses Teatro y no olvidar que: “Yo soy la reina”.