MI DERECHO A RESPONDER, MI OBLIGACIÓN A DECIDIR

Me gusta que me pregunten.
Me gusta responder.
Adoro sentirme como una voluta de humo que acaba disipándose en el eterno éter de la luz.
Quiero ser responsable de mi voz y mi palabra, de mi presente y mi pasado, del futuro que dejaré a mi hija y a los hijos que vengan poblando las inciertas tormentas de la Tierra.
Yo tengo derecho a responder.
Yo tengo obligación a decidir.
Yo tengo voz.
Voz.
Voz y palabra.


Publicado en Cotidiana eternidad | Etiquetado , , | Deja un comentario

MORIR O NO MORIR, ESE ES EL DILEMA

                                                                              Para Ángel Hernández y María José Carrasco

Si alguna vez me sientes muerta,
déjame ir.
Si he muerto y no me he dado cuenta,
déjame ir.
Si me apetece morir,
me hastía vivir
o me aburre la propia existencia,
déjame ir.
Déjame ir porque necesito ver en tus ojos
el amor en la pura libertad de ser y elegir.
Si no te reconozco ni me reconoces.
Si tu nombre ya no sabe a piedra, yerba, ni siquiera a asfalto.
Si los calendarios se reducen a números escuálidos,
redondos enigmas de cifras incomprensibles,
déjame ir.
Déjame ir con la eternidad frágil
de esos ángeles que piden descoser sus alas
cuando la vida se vuelve desfavorable para el aliento.
Déjame ir.
Ayúdame a ir.

También para ti, querido Alberto Cortez, espérame. Gracias por tanto.

Foto | El Periodico

Publicado en A quien corresponda | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

EL LLANTO EN EL SILENCIO

Resultado de imagen de luz

Para Julen

Quédate con la luz. 
El resto es sólo humo desprendido de un invierno perenne.
Quédate con la luz.
Luz y silencio.
Luz.

Publicado en Cotidiana eternidad | Deja un comentario

ABANDONO

Resultado de imagen de mujer diciendo adios

Tengo frío.
Llevamos muchos inviernos de sequía, malas prácticas e indiferencia.
Inviernos que transcurren incluso en agosto.
Tengo frío y hambre.
Los versos no me alimentan.
Estoy mayor, he luchado mucho (o quizás nada), pero no me quedan fuerzas.
Me quedo aquí viendo como hay promesas como barrigas de pozos, lenguas de sapo y pantanos que prometen caudales imposibles.
Me quedo aquí, agazapada entre las sombras de las «ilustres artes», nadie se dará cuenta, nadie sabrá que algún día volé entre una rima imperfecta, me desgarré el alma sobre un escenario desvencijado, me desnudé en la plaza de un pueblo que quema brujas inocentes y aplaude las corruptelas de palacio.
Abandono.
Tengo frío.
Sólo necesito una fregona, un contrato sin firmar y un silencio inmaculado.
He llegado al fondo.
Por fin soy una persona correctamente normalizada.

Publicado en Cotidiana eternidad | Deja un comentario

ENCHUFES Y OTRAS CORRIENTES

Resultado de imagen de enchufes

Si no tienes enchufe no eres corriente.
Si no tienes corriente es que te falta un enchufe.
Si no te enchufas a los particularmente corrientes, es que estas desenchufado.
Y si estás desenchufado, no sólo no eres corriente, eres solamente NADIE.

Publicado en A quien corresponda | Deja un comentario

40 AÑOS DE CONSTITUCIÓN: LA REVOLUCIÓN DE LOS ADVERBIOS

Resultado de imagen de constitucion española 1978 40 años
-No es no.
(Hasta que llega un juez y dice que quizás, mejor, sí)
-Jamás llegaremos a un ayer dolorosamente lapidario.
(Hasta que una constitución obsoleta e inamovible proclame que, en efecto, no es no, o tal vez sí)
-La violación, la extorsión y el acoso, acaso, es un delito.
(Hasta que llega una manada, descaradamente aplaudida, y confirma la desvergüenza)
-El ayer se ha convertido en un muerto insurrecto y pluscuamperfecto. Un muerto como todos, silencioso y sin bigote. Mucho más pequeño de lo que era.
(Hasta que llega una voz que retumba bajo la cruz impertérrita sobre una montaña de una historia no resuelta)

Probablemente jamás tendremos suficiente llanto para curar tanta herida.
Para detener la revolución de tanto adverbio desbocado.
Para recuperarnos de esta marcha atrás en la que los perros han dejado de ladrar para lamerse la entrepierna de su victoria.

Después de 40 años yo también necesité reflexionar, cambiar de talla, tintarme las canas y ajustarme la voz, y la palabra, de un futuro que empezaba a latir en mi casa.

Si hace 40 años celebré su llegada, ahora necesito celebrar su resurrección.

Publicado en A quien corresponda | Deja un comentario

IMPERFECTAMENTE PERFECTOS

La vida tiene repentes repentinos, incandescentes e indecentes.
Momentos que apetece olvidar, obviar y enterrar en el último agujero negro del universo estelar.
Palabras que se vuelven hipérboles en la impertérrita magnificencia de la inoportunidad.
Segundos que guillotinan la biografía pluscuamperfecta de unos seres perfectamente imperfectos.

La vida es la eterna sinrazón de una inconsciencia lírica abocada a la indecencia onírica de la promiscuidad.

 

Publicado en Cotidiana eternidad | 2 comentarios

ESTAMOS, SEGUIMOS

 

Resultado de imagen de lucha contra la violencia de genero

No es no.
Sí es sí.
Bueno es bueno.
Malo es malo.
El amor es nuestro motor.
Nuestro motor es el amor.

«No me quieras tanto, quiéreme mejor»

Publicado en Cotidiana eternidad | Deja un comentario

SOMOS Y PERSISTIMOS


Entramos en los bares.
Comentamos las noticias.
El rumor de las paredes.
Nos quejamos.
Culpamos, escupimos y arañamos la memoria silenciada por el miedo.
Somos una generación-puente entre una dictadura atroz y una democracia ciega.
Somos el resultado de una historia no resuelta.
La herida sigue supurando.
No me pidáis pasar página.
Somos el eco que todavía resuena más allá del impío temblor de las cunetas.
No estoy preparada para la falsa tolerancia.
Sigo en pie con el dolor artrítico de la esperanza.
El humo sólo es la niebla que adelanta el gozo del mañana.

Publicado en Taller del asombro | Deja un comentario

BATALLAS ABIERTAS


Tengo tantas batallas abiertas en mi vida que ya no sé por dónde empezar.

Tan pronto estoy en Stalingrado, en Waterloo, en el Ebro o en Constantinopla,
como de repente aparezco en las Termopilas, en Berlín, en Trafalgar o Lepanto.

Me aparecen Napoleones, espartanos, reyes imperialistas,
césares o dictadores bajitos y con bigote,
seres del inframundo, de la historia desbocada y persistente.

Acabo de desenfundar la espada, el fusil, la ametralladora y hasta la bomba H.

Soy más peligrosa que el pedo de un político retenido en el intestino bajo de la constitución.

He tocado fondo, de nuevo.
Sigo envejeciendo, afortunadamente.
Seguimos cabalgando, querido Sancho.

Los perros ladran.

Publicado en A quien corresponda | Deja un comentario