Bienvenidos al hogar de mi alma

Compras blancas en navidad

Como te lo digo, Maricapi, con los labios recién pintados, una buena pasada de peine y las ingles impolutas, cogí de la mano a mi niña, que iba a la par con mi apariencia desnaturalizada, y nos fuimos a pasearnos tranquilamente por «El Corte Inglés» cual dos poseedoras de una Visa Oro incombustible.
Planta Baja: «Sí que huele bien este perfume, es cierto que parece tan sensual como en el anuncio, pero no sé, me lo voy a pensar, señorita».
Planta Primera: «Vaya que es hermosa esta Montblanc, y por el precio seguro que habrá pertenecido al mismísimo Alejandro Dumas, por cierto ¿no la tendrá usted en versión bic cuatro colores?».
Planta Segunda: «Por favor, la talla 42 de este modelito de Carolina Herrera, ¿Dónde están los probadores?, ¿Cómo se atreve a decirme que no me entra?, pues por grosera ahí se queda y la percha me la llevo de recuerdo».
Planta Tercera: «Mira, mira, que corbata para tu padre, seda salvaje, pintada a mano… lo malo es que ahora las florecitas ya no se llevan, ahora somos más de pájaros».
Planta Cuarta: «Trae aquí la cabeza que te voy a probar esta pamela bautismal que vas a ser la envidia de todo el barrio. Si es que eres guapa hasta con los diseños más inútiles, y si no que se lo digan a la de la Prada».
Planta Quinta: «¿Los skies los venden por pares o puedo comprar uno para mi cuñado el cojo?».
Planta Sexta: «¡Qué diseño, qué glamour, qué categoría de última tecnología super-ergonómica!… esto es planchar y lo demás es batallar con el mundo hostil de las arrugas!».

Sin compras, sin bolsas ni lazos y sin desenfundar la cartera, tal como entramos nos fuimos. Mi marido nos esperaba en la puerta después de haber ido a denunciar a su empresa por fuga e impago en Magistratura de Trabajo. Ahora nos tocaba ir al BBVA a reclamarles el atraco de las comisiones.
Intenté matar a la cigarra que hablaba de la feliz navidad en la cornisa del Cortylandia, pero ya no me quedaban ánimos ni para aplastarla con un poema.

8 comentarios

  1. Martuka

    Mucho ánimo Sacra, que en estos días se necesita, un abrazo gigante para Antonio también. Y si mal de muchos consuelo de tontos, la empresa de mi marido también muere y no hemos cobrado este mes.
    Un beso para la princesa de la casa.

    • Sacra Leal

      ¡¡Qué alegría verte por aquí, Martuka!!
      Pues eso, vamos a alegrarnos, total la risa todavía no cotiza en bolsa.
      Besazos grandes para vosotros también.

  2. capitán garfio

    Más bien compra de blancas, de blancos, blancos y de color…el color, al libre albedrío…

    LLegaron los portugueses, tramaron el plan, estos de aquí tontos del culo, creyendo que estaban haciendo el negocio de su vida…(jajajaja)…les ha salido el tiro por la culata, pero lo malo es que nos han llevado a los trabajadores a la ruina…

    Me alegro que los hayan timado, pero ahora me toca sufrir sus consecuencias….que le vamos a hacer, los de arriba, disponen y los de abajo, lo pagamos….así es la vida

    • Sacra Leal

      No te agobies que no merece la pena. Ya vendrán otros tiempos y otra justicia. Mientras tanto nos amaremos que todavía es gratis.

  3. Noah

    Pese a todo, que el año que llega os llene de salud y amor.

    Un abrazo

    • Sacra Leal

      Gracias Noah, lo mismo te deseo para ti y los tuyos. Abrazos grandes, siempre llenos de cálida alegría.

  4. Marisol Puche

    No comprarías nada pero a mí me has regalado unas cuantas sonrisas. Gracias

    • Sacra Leal

      Yo también me divertí mucho, Marisol, es lo que tienen las época oscuras, que aflora la parte más pícara y divertida del ser humano. Un abrazo.

Responder a Sacra Leal Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.