MORIR O NO MORIR, ESE ES EL DILEMA

                                                                              Para Ángel Hernández y María José Carrasco

Si alguna vez me sientes muerta,
déjame ir.
Si he muerto y no me he dado cuenta,
déjame ir.
Si me apetece morir,
me hastía vivir
o me aburre la propia existencia,
déjame ir.
Déjame ir porque necesito ver en tus ojos
el amor en la pura libertad de ser y elegir.
Si no te reconozco ni me reconoces.
Si tu nombre ya no sabe a piedra, yerba, ni siquiera a asfalto.
Si los calendarios se reducen a números escuálidos,
redondos enigmas de cifras incomprensibles,
déjame ir.
Déjame ir con la eternidad frágil
de esos ángeles que piden descoser sus alas
cuando la vida se vuelve desfavorable para el aliento.
Déjame ir.
Ayúdame a ir.

También para ti, querido Alberto Cortez, espérame. Gracias por tanto.

Foto | El Periodico

Acerca de Sacra Leal

"Hacedora de versos" (lo que la RAE llama poetisa) ,maceradora de palabras en casi todos los formatos, actriz a ratos, madre en prácticas, ama de casa en contrato indefinidamente temporal... Para saber del curriculum completo peguntar sin vergüenza...Se responde a todo y, de vez en cuando, con la verdad.
Esta entrada fue publicada en A quien corresponda y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.