BATALLAS ABIERTAS


Tengo tantas batallas abiertas en mi vida que ya no sé por dónde empezar.

Tan pronto estoy en Stalingrado, en Waterloo, en el Ebro o en Constantinopla,
como de repente aparezco en las Termopilas, en Berlín, en Trafalgar o Lepanto.

Me aparecen Napoleones, espartanos, reyes imperialistas,
césares o dictadores bajitos y con bigote,
seres del inframundo, de la historia desbocada y persistente.

Acabo de desenfundar la espada, el fusil, la ametralladora y hasta la bomba H.

Soy más peligrosa que el pedo de un político retenido en el intestino bajo de la constitución.

He tocado fondo, de nuevo.
Sigo envejeciendo, afortunadamente.
Seguimos cabalgando, querido Sancho.

Los perros ladran.

Acerca de Sacra Leal

"Hacedora de versos" (lo que la RAE llama poetisa) ,maceradora de palabras en casi todos los formatos, actriz a ratos, madre en prácticas, ama de casa en contrato indefinidamente temporal... Para saber del curriculum completo peguntar sin vergüenza...Se responde a todo y, de vez en cuando, con la verdad.
Esta entrada fue publicada en A quien corresponda. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *