El poder de la sangre


Para mis hermanos

Al final acabamos siendo un escombro de nosotros mismos.
O puede ser que no.
Al final acabamos siendo lo que somos:
Una eternidad ambulante en los parámetros infinitos de la conciencia.
Un aleteo de arcángeles infelices.
La semilla fugaz de un hambre eterna que sigue revoloteando
por los estómagos del mundo.
Al final somos lo que queremos ser,
más allá de lo que nos soñaron,
mucho más allá de nosotros mismos y nuestra memoria.
Al final somos y eso ya es suficiente,
o insuficiente,
o necesario,
al final es y, siendo, ya es bastante.

Acerca de Sacra Leal

"Hacedora de versos" (lo que la RAE llama poetisa) ,maceradora de palabras en casi todos los formatos, actriz a ratos, madre en prácticas, ama de casa en contrato indefinidamente temporal... Para saber del curriculum completo peguntar sin vergüenza...Se responde a todo y, de vez en cuando, con la verdad.
Esta entrada fue publicada en Sindicato Bergerac y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.