Archivo de la categoría: Cotidiana eternidad

El final del verano

Amigos enterrando los pies en la arena de la playa. Vecinos quedándose atónitos ante la misa del domingo. Familia que trabaja o que disfruta de otras fronteras. El calor. Una paella. La indecencia de los años vividos. El sueño de … Sigue leyendo

Publicado en Cotidiana eternidad | Deja un comentario

Estoy preparada

Señor, estoy preparada para morir. Creo que ya lo he visto todo, o casi todo. He sobrevivido a una dictadura, al Sida y a los discursos de Rajoy. (Los Borbones siguen estando pendientes, pero me temo que me sobrevivirán a … Sigue leyendo

Publicado en Cotidiana eternidad | Deja un comentario

Lo más fácil

Lo más fácil es callar. Asentir. Sonreír. Olvidar. Bajar la cabeza y dejar que el destino sea la mejor respuesta. Lo más fácil es dejarse llevar por la corriente. Por eso muchas hemos elegido lo difícil.

Publicado en Cotidiana eternidad | Deja un comentario

Reflexión para una Navidad difusa

Estamos hechos de humo, volutas de purpurina y nicotina, llegadas y despedidas, risas y llantos. Estamos tiznados con el barro del Génesis y las brasas del Holocausto. Poseemos el don del gusano, el alma del roble y la eternidad de … Sigue leyendo

Publicado en Cotidiana eternidad | Deja un comentario

No existen

Chus, espéranos. No existen los días iguales. Cada segundo lleva impreso un aroma a distinta ingenuidad, a díscola aventura a enamorado vértigo sobre la cima del mundo. No existen ojos iguales. Cada iris regala unos paisajes distintos, con sus barrancos … Sigue leyendo

Publicado en Cotidiana eternidad | Deja un comentario

Asesino

Un asesino es un asesino. No es un hombre. No es un amante. No es un hijo. No es un padre. No es un amigo. No es un vecino. Un asesino es un asesino. No es una enfermedad. No es … Sigue leyendo

Publicado en Cotidiana eternidad | Deja un comentario

Mañana… nos espera París

Yo soñé un día con Bogart en un aeropuerto. Con Amelie comiendo frambuesas. Con Edith Piaf desbordando su vida-alma sobre el pentagrama de su falda infinita. Yo quería subir a la Torre Eiffel, besarme al lado del Sena y aprender … Sigue leyendo

Publicado en Cotidiana eternidad | Deja un comentario

El amor en los tiempos sin tiempo

Tengo una profesión tan maravillosa y tan voluble que, cada día, se inventa con una denominación nueva. He dejado de ser, por un día, “Hacedora de versos” para convertirme en “Encontradora de tesoros”. Pertenezco a esa humanidad que no desiste … Sigue leyendo

Publicado en Cotidiana eternidad | Deja un comentario

Un reinado para mí misma

Soy mi reina y lo sé. Ayer mismo me ajusté la corona, la faja y la memoria. Me noto el útero suelto y las vértebras descabaladas. Apenas me quedan muelas y el hígado me suspira como un moribundo sin la … Sigue leyendo

Publicado en Cotidiana eternidad | Deja un comentario

Días especiales (y también espaciales)

Tú dirás lo que quieras, MariLu, pero desde que hemos cumplido los cincuenta la vida nos ha dado la vuelta. La menstruación ha cambiado de nombre y ahora se llama menopausia, eso sí, con los mismos apellidos: “no-me-aguanto-ni-yo”; y “ya-podéis-iros-a-…” … Sigue leyendo

Publicado en Cotidiana eternidad | 2 comentarios