Saltar al contenido


Cuando llegaron las banderas yo ya estaba allí.
Todos estábamos allí.
El ser humano está fabricado de lino, de algodón y melaza de hilo.
Luz vegetal blandiendo la espada lunar de los deseos.
Gusanos de la seda y el desencanto
tejidos sobre uniformes de patrones desvencijados.
Impasibles volutas de pasiones desbordadas entre la lana del olvido.
Somos fibras,
fibras de amor,
fibras del llanto inmaculado de la esperanza.
Cuando llegaron las banderas, el odio y las fronteras,
yo ya estaba allí.
Todos estábamos allí.

Foto | Onda Cero