Saltar al contenido

¿Quién regará mis huesos con su llanto?

¿Quién tocará mi pelo, seco y rubio?

¿Quién irá a ver caer las paletadas

sobre mi caja de tercera?

¿Quién de vosotros cantará mis líneas?

¿Quién por la noche me arderá una vela?

Quién pudiera saber con adelanto,

quién coserá mis senos entre tanto.

 “Aconsejo beber hilo. Diario de una loca” (Ed. Torremozas,  2004)

2

Es tan absurdo, tan importante, tan denigrante…

es tan necesario necesitarte así,

en la planicie de los días laborables

cuando el tiempo se detiene, rutinario,

en la estática aventura de la vida.

Y descolgar el teléfono

y decir: “te quiero”,

y que sea cierto.

 De “La Revolución del Llanto”  (Ed.Torremozas-1994)